Y una noche, Garrafa volvió a Banfield

1 noviembre, 2011 Comments

En una muy emotiva ceremonia se presentó en sociedad la estatua en homenaje a José Luis Garrafa Sánchez, realizada por Jorge Gionco y su equipo de artistas plásticos de “El Galpón” de Banfield. Al evento asistieron unas 800 personas que colmaron el jardín de ingreso ala Sede Social, entre los que se encontraban familiares de Garrafa, como su mamá Antonia, sus hermanos Fabián y Adolfo, su mujer Alicia y sus dos hijos, Barbie y Nico. Además de hinchas y dirigentes de Laferrere y El Porvenir, clubes en los que también jugara D10S. También asistieron Adrián “El loco” González, ex compañero de plantel, y Oscar “Cachín” Blanco, el DT que lo trajo al club.

Entre los oradores estuvieron Pasty Lauria, promotor del proyecto y amigo de Gionco,  ambos tuvieron emotivos conceptos para con José Luis y su familia: “Si sabíamos que Garrafa tenía un hermano tan parecido, lo llamábamos de modelo vivo” dijo Gionco bromeando acerca del parecido con Adolfo. “Una vez le pregunté a Garrafa como era la gente de Banfield, y él me dijo: La gente de Banfield es espectacular. No se equivocó”, dijo Fabián, su otro hermano.

También habló Marcos Acuña, Vicepresidente del Club, quien expresó que “este es el comienzo de una serie de homenajes para los ídolos del club, y comenzamos con el máximo que tenemos”.

Hacia el cierre, Sergio Smietniansky, Productor Ejecutivo del documental que se está rodando sobre Garrafa, leyó una carta que Antonia Sánchez había escrito en agradecimiento a los hinchas de Banfield, y que ella no pudo leer por la emoción contenida. Pero se hizo lugar para decir al micrófono un “No me alcanzaría la noche para agradecerles por tanto”. También se adelantó que se presentará ante el municipio, un pedido para que la calle Lugano pase a llamarse “José Luis Sánchez”.

La familia, que además de ser reconocida como socios honorarios del club, se llevó varios recuerdos entre plaquetas, remeras, ramos de flores y hasta copias de la canción “El ángel de Banfield”, compuesta por la banda banfileña YETI. También hubo reconocimientos para Gionco y su equipo.

La estatua quedará en el jardín del club para que de ahora en más, generaciones de hinchas, pero por sobre todo, de niños que no lo vieron jugar, vean de cerca la figura de ese hombre que se convirtió en un genio inmortal para todos los banfileños. No solo por su maestría para jugar al fútbol, sino también por su hombría de bien.

Bienvenido de vuelta a casa Garrafa, eternamente estarás en nuestros corazones.

Fotos gentileza Prensa Banfield.