¿Y ahora quien podrá defendernos?

18 abril, 2017 Comments

Editorial Soy de Banfield. Marcelo Tinelli renunció formalmente a su cargo en la Comisión de Selecciones Nacionales de “la nueva” AFA a menos de un mes de haber asumido. Hace un tiempo, se había despedido de su proyecto presidencialista en la calle Viamonte y ahora además se tomó una licencia de un año y medio como Vicepresidente de San Lorenzo para volver a su programa de TV a seguir haciendo el negocio que más conoce.

0013821234Hasta aquí, una noticia que es mezcla de farándula y de chimento, porque el aporte de Tinelli al fútbol argentino no fue más que eso. En lo que nos compete como club, su mayor ladero en esta aventura desmedida e infructuosa fue Eduardo Spinosa, quien más se involucró en la pelea cuerpo a cuerpo contra los pesos pesados de AFA.

¿Alguna vez Spinosa consultó cual era la postura de la masa societaria en el tema AFA? Está claro que el presidente puede y debe tomar decisiones. Ahora ¿Exponer al Club a una posible revancha solo por buscar SU beneficio personal? Fue demasiado temerario. No hay reunión de Comisión Directiva que avale la postura de Spinosa en AFA (en realidad casi no hay reuniones de Comisión Directiva), por lo que se desprende que fue una decisión puramente personal.

¿Y ahora?

En el oficialismo de AFA le recriminan a Spinosa que durante su mandato como Tesorero le pasaba información de los clubes a Tinelli, quien armaba una propuesta a medida de cada uno para ganar su voto. De esa manera, el conductor llamaba club por club y se mostraba totalmente interiorizado de su deuda y de la progresión de la misma en los últimos años. Toda esa información fue filtrada por Spinosa durante el mandato de Segura. Es decir, el Tesorero de Segura le pasaba información a su opositor y por eso se entiende por qué sigue sumando tanta bronca y rencor en el seno de la AFA. Lamentablemente Banfield quedó en el ojo de la tormenta y en solitario.

En lo deportivo, ya sufrimos penales dudosos en contra y una insólita expulsión en los últimos partidos de visitante. En lo económico, vemos como no hay dinero que alcance para satisfacer tantas demandas y la lluvia de efectivo que Spinosa había pactado con Tinelli no llegará nunca. Mientras, solo por dar un ejemplo, los docentes de ICAB retienen tareas o directamente no concurren al establecimiento mientras los padres siguen pagando sus cuotas al día.

Nos metimos en una innecesaria pelea de pesados haciendo un tristísimo papel. Conociendo el trío que conduce actualmente a la AFA: Tapia, Moyano y Angelici, es lógico pensar que no van a hacer más que lo mínimo y obligatorio por Banfield y seguramente tendremos que seguir pagando el error de nuestro presidente.

¿Qué va a hacer Spinosa ya sin padrinos que lo sustenten?

Seguir reventando juveniles. Vayamos haciendo apuestas para adivinar a qué club local (mal) vendemos a Cecchini. Los buitres sobrevuelan el Predio tratando de rapiñar algo partido tras partido. Banfield se desangra y ya no hay respuestas a la vista. Lejos quedamos del despilfarro de viajes dirigenciales en el avión privado de “Marcelo”, muy lejos del árbol que daba frutos juveniles para vender al exterior, lejos de los lugares de privilegio que supimos tener, lejísimos de la sede repleta de deportistas de actividades amateurs pero muy cerca de los últimos escalones de la dignidad dirigencial.